Please reload

Artículos Recientes

¿Es su transformación Lean exitosa?

January 25, 2018

1/5
Please reload

Organizaciones como sistemas vivos

Las organizaciones existen para crear y comercializar valor

en beneficio de interesados internos y externos

 

 

 

En la ciencia clásica, la naturaleza se veía como sistemas mecánicos compuestos de bloques básicos. De acuerdo con esta visión, Darwin propuso una teoría de la evolución en la cual la unidad de supervivencia es la especie y sub-especie del muno biológico. Un siglo después, quedó claro que la unidad de supervivencia no es ninguna de estas entidades; lo que sobrevive es el organismo en su entorno. Por lo tanto, si un organismo solo piensa en términos de su propia supervivencia, invariablemente dañará su entorno y , por lo tanto, se podrá destruir a si mismo. 

 

Las organizaciones también son sistemas vivientes. Las organizaciones son esencialmente un sistema social, es decir, las unidades que interactúan son personas.  Los sistemas psíquicos (mentes) y las interacciones (entre personas) constituyen los elementos del sistema organizacional. Las relaciones laborales formales e informales se pueden considerar como sistemas relacionales subyacentes que se extienden debajo de las unidades y dan forma a lo que ocurre dentro de ellas. Estos sistemas se definen por patrones de afecto, cognición y comportamiento (conativo) entre los miembros de grupos cerrados que varían en tamaño desde díadas (entre dos individuos) hasta organizaciones como un todo, y son la fuente de complejas interacciones sociales y coordinación del sistema. 

 

¿Cuál es el propósito de un sistema organizacional? Una organización es como una entidad legal que sirve como un nexo para un conjunto de contratos explícitos e implícitos entre individuos (con diferentes necesidades), funcionando de manera tal que cumple con las condiciones marginales relevantes con respecto a los insumos y productos, maximizando así el flujo de efectivo.  El desafío que tienen las organizaciones es gestionar objetivos conflictivos de los participantes individuales con el fin de lograr una forma de equilibrio dinámico (alineación) a fin de producir el resultado esperado de ganancias sostenibles maximizadas sostenibles.

 

Además, al funcionar dentro de un entorno de sistema abierto, una organización está rodeada por su entorno externo, lo que implica que, hasta cierto punto, el entorno externo (la sociedad) está representado dentro de la organización. Por lo tanto, el propósito de una organización debería ampliarse a: las organizaciones existen para crear y comercializar valor en beneficio de los interesados internos y sus partes interesadas externas de forma tal que cumplan las condiciones marginales pertinentes con respecto a los insumos y productos, maximizando así flujo de fondos. Para que una organización logre lo anterior, se requiere equilibrar la asignación de recursos de manera que las expectativas de sus partes interesadas legítimas se aborden de manera sostenible, es decir, cada grupo de partes interesadas debe estar satisfecho con la asignación de valor como resultado del valor creado. medido contra su contribución al proceso de creación de valor. 


La organización sirve como punto de conexión para un conjunto de acuerdo formales e informales entre individuos que representan a todos los grupos legítimos de partes interesadas. La jerarquía gerencial de la organización es el único grupo de partes interesadas (stakeholders) que establece una relación contractual con todas las demás partes interesadas y, también, es el único grupo que ejerce el poder posicional para influir en la asignación de recursos. 


En el contexto indicado anteriormente, entonces, los gerentes deben exhibir una forma de ambidexteridad organizacional relacionada con los interesados. Por un lado, los gerentes (cada uno con su propia perspectiva sobre el propósito general de la organización) necesitan desarrollar y mantener relaciones y acuerdos asociados con las partes interesadas (externa e internamente), reconociendo así la naturaleza cognitivamente abierta de la organización.  Por otro lado, para que la organización sea eficiente, debe estar cerrada operativamente, lo que implica relaciones internas ajustadas - incluso burocráticas - y acuerdos subsiguientes entre los gerentes. 


La interacción entre los jugadores internos de la organización y con las partes interesadas externas es vital para las organizaciones (en su entorno) y tiene lugar debido a los objetivos comunes percibidos y las interdependencias entre procesos y tareas. Se acuerdan las expectativas mutuas y se abordan las variaciones (resultados frente expectativas).